Reflexión La Naranja Mecánica

En la película La Naranja Mecánica se presenta una situación distópica, es decir, una realidad que puede llegar a ser verídica pero que es totalmente indeseable.

En las primeras escenas de la película, se presenta a un grupo de chicos cuyas vidas se basan en noches violentas, en la que no hay ni ley ni orden, y han perdido valores como el respeto por los mayores. También se observa la eliminación del compañerismo y la aparición del egoísmo total y absoluto.

Esta obsesión por la violencia se representa en la máxima, dicha por un sargento de la policía: “La violencia genera violencia”. Para salir de esta espiral, se trata de usar la religión como vía de escape, pero en vez de manipular al protagonista, los pasajes de la Biblia l hacen pensar aún más en violencia.

Como método salvador se presenta la técnica Ludovico, creada por el Gobierno para que los criminales se rehabiliten y así poder ganar votos en las próximas elecciones. Este método científico elimina el libre albedrío de los seres humanos, torturando y sugestionando al individuo hasta más allá de lo que es capaz de soportar. El protagonista llega a intentarse suicidar.

Otras características importantes de la distopía en La Naranja Mecánica son los trámites burocráticos y los órganos de represión.

Esta entrada fue publicada en Literatura IB. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s