Comentario literario de la película The Angels’ Share

The Angels’ Share es una película dirigida por Ken Loach y coproducida por Paul Laverty. En ella, se narra la historia de Robbie, un chico que está rodeado de un ambiente violento, y que reciente ha sido padre. Por esto, se propone salir de su círculo y encontrar un trabajo para así poder cuidar y mantener a su familia, aunque no le será posible cambiar de vida por métodos ortodoxos.

El tema de The Angels’ Share son las segunda oportunidades. Observamos este tema en el momento en que Harry lleva a Robbie a su casa después de la pelea que tiene con su suegro, y le apoya en todo momento. Él cree que Robbie puede empezar una nueva vida y le ayuda.

La duración de la película es de 106 minutos. Un hecho a remarcar, además de ser un símbolo en la película, es el paso de una iluminación oscura a una más clara a medida que avanza la trama.

Los recursos literarios de forma que he encontrado en la película son la anáfora y la catáfora.

Localizamos la anáfora en el personaje de Albert, un joven que parece que el alcohol le ha afectado las facultades mentales. Éste dice las mismas tonterías repetidamente durante toda la película.

Observamos la catáfora en la primera escena de la película, en la que aparecen diversos juicios que se les hace a los jóvenes que después se conocerán cuando cumplen su condena, servicios a la comunidad. También podemos encontrar este recurso en la cata de  whisky a la que asisten Harry y el grupo, en la que un coleccionista de licor le da su tarjeta de visita, lo que posteriormente le lleva a ponerse en contacto con el para vender las botellas del whisky que han robado.

En mi opinión, la película está dividida en cuatro partes.

La primera parte está formada por el juicio al que se someten Robbie, Mo, Albert y Rhino, juntamente con su presentación gracias a los servicios a la comunidad. También incluiría el nacimiento del hijo de Robbie y la paliza que le da el padre de Leonie, su novia. Aquí aparecen los temas del locus eremus, lugar indeseado, y la miseria hominis, es decir, el daño que puede provocar el hombre y lo miserable que puede llegar a ser.

La segunda parte consta la visita a la destilería de todo el grupo de delincuentes junto a su supervisor, Harry. Allí Robbie descubre que el mundo de la cata de whisky le gusta y que vale para ello.

La tercera parte está compuesta por la visita a la cata de whisky, juntamente con el reencuentro de Robbie con el chico al que le pegó una paliza, en el cual el protagonista se da cuenta de que quiere salir de esa espiral, que quiere empezar una nueva vida lejos de todo lo que ha vivido hasta ahora, que necesita una segunda oportunidad. En esta y en la anterior parte, aparece el locus amoenus, un lugar en el que Robbie puede ser feliz con su familia.

Finalmente, el viaje hasta la subasta de vinos, el robo y la venta de la botella de whisky, forman la última parte. En ese momento, el locus amoenus es real y los cuatro jóvenes obtienen una gran cantidad de dinero, su pasaporte a una segunda oportunidad.

El recurso literario de significado he encontrado aplicado a la película es la antítesis. Se muestra en el personaje de Albert, que dice durante toda la película tonterías y que rompe una de las botellas del valioso whisky, justo en ese momento que parece que ha estropeado todo el plan, dice lo más inteligente de  la película, y es que si hay una botella menos, el valor aumenta.

Analizando brevemente los personajes, Robbie es un chico que quiere abandonar su antigua violenta vida, que es un peligro para su novia Leonie y su hijo, y por eso emprende un camino junto a Mo, una chica cleptómana, Rhino y Albert, un joven que, debido al alcohol, no tiene muchas luces.

En conclusión, la película nos muestra el tópico literario del homo viator. Todos los personajes emprenden un camino hacia la rendición y hacia esa segunda oportunidad: una casa, una familia… Y, al final, todos cambian, Robbie encuentra una forma de salir, aunque sea por la vía delictiva, Albert es más inteligente de lo que parece…

El director nos muestra una realidad, la de esos delincuentes que no se pueden reintegrar en la sociedad porque ésta no les da la oportunidad. Y es que la única que tienen este grupo de amigos es robando. Así que Ken Loach nos deja con la siguiente pregunta: ¿El fin justifica los medios?

Trailer The Angels’ Share

Esta entrada fue publicada en Comentarios literarios de películas, The Angels' Share. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s