Comentario de texto: “La princesa está triste”

“La princesa está triste”

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
5          está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
10       La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
15      para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
20       tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
25      ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

30     ¡Pobrecita princesa  de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
35       un lebrel que no duerme y un dragón colosal. 

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
40     —la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
45       el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

Rubén Darío

Este poema está escrito por Rubén Darío.

Rubén Darío nació el 18 de enero de 1867 en Metapa y murió el 6 de febrero de 1916 en León. Fue el iniciador y el máximo representante del Modernismo hispanoamericano.

El tema de “La princesa está triste” es la creación de la poesía.

Este poema está formado por ocho sextetos paralelos (estrofas de seis versos cada uno). Los versos son tridecasílabos y alejandrinos. El primer verso de cada estrofa rima con el segundo verso, el tercero con el sexto.

Los recursos de forma que he encontrado son la anáfora en los versos 1, 38, 15 a 18 y 10 a 11; la anadiplosis en el verso 1; el encabalgamiento en diversos versos del poema como los versos 11 a 12 y 44 a 45; el hipérbaton en el verso 41; el paralelismo en el verso 37 y 15 a 18; el polisíndeton en los versos 16 a 18 y 26 a 27.

A través del tema de la creación de la poesía, se distinguen varias partes en el poema: la primera parte es hasta el verso 19, en la cual se explica como está la princesa, la segunda parte hasta el verso 30, en la que se explica qué quiere la princesa, la tercera parte hasta el verso 39, y finalmente la conclusión hasta el final.

Los recursos literarios de significado que he encontrado son la interrogación retórica en el verso 2; la metáfora a través de los símbolos en la cuarta estrofa ya que el poeta realmente se está refiriendo a que quiere que la poesía  sea creada libremente (la referencia a la mariposa se podría interpretar como al alma), en el verso 27 se menciona a los cisnes que significa elegancia, entre otras; la personificación en los versos 5, 6 y 27; el paralelismo interno en el verso 3;la sinestesia en el verso 27, en el que se menciona un lago azul (azul significa pesimismo para Rubén Darío); el vocativo en el verso 20.

En este poema se trata la belleza y la expresión de sentimiento, la evasión a un lugar exótico y hay una gran descripción del paisaje, características de Rubén Darío. El mismo autor aparece en el poema bajo los símbolos del hada madrina y del caballero.

Se relaciona con Rubén Darío, el Modernismo y Simbolismo por la cantidad de símbolos que se usan en el poema. La métrica y los recursos literarios que aparecen en el poema son característicos de su autor y del movimiento de éste.

Se relaciona con el Modernismo por la referencia ala mitología griega (“caballao con alas”, que se refiere a un pegaso).

El poema se relaciona con el Romanticismo por la mención al marfil en el verso 43, ya que en ese movimiento la torre de marfil era un lugar imaginario de aislamiento del poeta.

Este poema puede ser interpretado a primera vista como un cuento sobre una princesa que está triste, pero en el fondo el autor habla sobre la creación de la poesía a través de los símbolos que hay en él. El verso 4 puede ser interpretado como una mención a la riqueza de la burguesía cuando el poeta menta la “silla de oro” de la princesa.

Esta entrada fue publicada en Comentarios de texto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s