Reflexión sobre el discurso de Steve Jobs

El discurso que hizo Steve Jobs en la graduación de la Universidad de  Stanford en 2005 es inspirador y un ejemplo de modo de vida. A través de las tres historias que cuenta, nos da detalles sobre su vida y nos da, en mi opinión, lecciones de vida.

La primera lección que nos da es la de “conectar puntos”, es decir, relacionar los hechos que pasan en nuestra vida. Tal vez no sepamos que hacer con nuestras vidas o no sepamos de que nos sirve hacer algunas asignaturas en el colegio, pero él es el claro ejemplo de que esa relación entre nuestra vida estudiantil y laborable existe.

La segunda lección que nos da es la no rendirse nunca. A pesar de que le despidieron de su propia compañía, él no se hundió. Aunque estuvo un tiempo perdido, se levantó y siguió luchando por lo que quería y amaba. “No importa cuántas veces te caigas, lo que importa son las veces que te levantes”. Eso es lo importante: seguir luchando pase lo que pase en nuestras vidas. Esa lección también se aprecia cuando explica cuando le diagnosticaron el cáncer. A pesar de los malos augurios, él siguió adelante, sin mirar atrás.

Steve Jobs ha sabido reponerse de todo lo que le ha sucedido en su vida, sin dejar que nada ni nadie le hundiera.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s