“Validation”

En el puesto de validación de tickets de un parking en Los Ángeles, trabaja Hugh Newman, un hombre que hace sonreír a la gente halagándoles y diciéndoles sus virtudes. Cada vez más gente va a verle para que les haga felices.

Un día conoce a la chica que hace las fotografías para el carnet de conducir, Victoria, y se enamora de ella. Él la intenta hacerla sonreír pero no puede. Ella no sonríe ni hace sonreír a la gente. Se desilusiona y deja de hacer halagos a la gente, motivo por el cuál le despiden.

Mientras pasea por el parque, se encuentra a una pareja que le pide que les haga una
fotografía. Hugh se da cuenta de que su sonrisa no es real, les halaga y sonríen de verdad.

Después de este encuentro, decide montar un negocio de fotografía. Cuando va a rellenar el formulario para hacerse el carnet de conducir, ve una foto de alguien con una
sonrisa. Entonces va a buscar a Victoria, pero no está en su trabajo porque la despidieron.

Al final, la encuentra y Victoria le dice que había estado buscándole para agradecerle que hubiera hecho sonreír a su madre, una señora que estaba deprimida porque se había quedado tetrapléjica. Empiezan a salir juntos y son muy felices.

Esta entrada fue publicada en Resúmenes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Validation”

  1. Los dos enamorados, Hugh y Victoria, estuvieron saliendo como novios para seis meses, hasta que un día, Hugh tuvo el coraje en preguntarle una pregunta a Victoria. La pregunta sería una que les cambiaria la vida a ambos. Le iba proponer casarse con él.
    En una tarde preciosa de otoño, Hugh llevo a Victoria a un restaurante muy romantico que se situaba en las afueras de Los Angeles. Al llegar al restaurante, pidieron una botella de champagney se pusieron a hablar de eventos que habían occurido durante la semana. Al llegar el champagne a la mesa, Hugh dijo:
    – You, you are great. You, are amazing, y me encantaría ser tu marido para cada día poder ver tu sonrisa y poder estar contigo para siempre.-
    Al oír eso, Victoria se quedo pensativa para unos segundos. Pero, poco a poco se empezó a crear una sonrisa en su rostro.
    – ¡Claro que si! ¡No me encantaría nada mas en el mundo de que ser tu mujer!-
    Se quedaron mirando unos instantes antes de darse una abrazo enorme y seguir adelante con su cena excelente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s